Apple recortó el miércoles sus previsiones de ventas para su período clave de fin de año, citando la imprevista “magnitud” de la desaceleración económica en China. El comercio de las acciones de la empresa se interrumpió temporalmente cuando Tim Cook, director general de Apple, envió una carta a los accionistas explicando el motivo del cambio. Cuando las ventas comenzaron de nuevo, las acciones de Apple cayeron un 7,45%, lo que supuso una bajada de 55.000 millones de dólares (44.000 millones de libras esterlinas) respecto a su valor.

“Aunque anticipamos algunos desafíos en los principales mercados emergentes, no supimos prever la magnitud de la desaceleración económica, particularmente en China“, dijo. Citó la caída de las ventas de iPhones, computadoras Mac y iPads. La noticia provocó una “caída repentina” en los mercados de divisas, ya que los inversores se apresuraron a invertir en activos de menor riesgo, y el yen japonés se disparó frente a la mayoría de las divisas en cuestión de segundos.